Intercambiando apuntes

Eran las 10 de la mañana cuando acudia a la facultad de farmacia, como todos los dias, hacia las aulas. En la clase de bioquimica siempre me sentaba cerca de una muchacha preciosa, de pelo negro liso y ojos claros a parte de su esplendido cuerpo.

Nos conociamos solo de las clases y de un “hola y adios”. Ese dia me fije particularmente en ella porque llevaba unas preciosas botas altas de cuero negro y de tacon alto. Al finalizar las clases yo me dirigia hacia el exterior del aula para esperar alli a compañeros mios del colegio mayor.

Mientras yo estaba esperando, vi como esta muchacha hablaba con una amiga suya que estaba igual de bien aunque tenia el pelo castaño claro y los ojos claros tambien, ademas de lucir un cuerpazo, de repente la muchacha del pelo negro se acerca a mi y me saluda. Yo sorprendido de que se acercara a mi un monumento semejante, la salude un tanto nervioso y nos presentamos.

Se llamaba María, y tambien aprovecho para presentarme a su amiga que se llamaba Laura. Estuvimos charlando y al final me pregunto que si no le importara que fuera al piso de las dos para que les explicara algunas cosillas que no entendian de la asignatura dicha y para compartir apuntes. Yo no podia rechazar una invitacion de ese tipo y quedamos para esa misma tarde.

Despues de comer yo estaba nervioso como un adolescente en su primera cita y me estaba preparandome para ir a su casa. Mientras iba en camino, pense (debido a mi gran pesimismo) que lo unico que querian de mi eran los apuntes y que les explicara una cosillas, que teoricamente, a lo que iba era a eso y no a mas, claro que siempre uno espera algo mas. Cuando estaba yo enfrente de la puerta de su casa y llame al timbre sentia como un cosquilleo me recorria el estomago cuando vi aparecer a Maria con sus lindos ojos saludandome, Iba igual que por la mañana incluyendo en su vestimenta sus preciosas botas.

Entre dentro, y en el salon estaba esperandome Laura, sentada en una silla estudiando, pero mi sorpresa fuen mayuscula cuando la vi con una falda de cuero beige y unas preciosas botas de cuero del mismo color, altas y de tacon de aguja. Me ofrecieron comida y refrescos; se lo agradeci y le dije que no me apetecia nada. Luego nos sentamos los tres, ellas dos a los lados y yo en el centro para explicarles las dudillas que tenian.etc.

La primera media hora tan normal, pero luego se fuero acercando las dos bastante a mi, cada vez mas. Yo me estaba distrayendo y teniendo esos cuerpazos tan cerca de mi provoco que mi miembro se pusiera duro. Mi excitacion aumento cuando las dos empezaron con sus botas a acariciarme las piernas. Entonces Maria me dijo, oye Toni, te puedo hacer una pregunta?, yo le respondi que si. Me pregunta, te gustan mis botas?, a mi esa pregunta me pillo por sorpresa.

Desde siempre me han excitado las mujeres con cuero y botas altas del mismo matarial, pero esto siempre lo he llevado en secreto. Debido a esto le respondi como cualquiera lo haria, si si me gustan te quedan muy bien.

Pero despues de contestarle, coge y me coloca la bota entre mis dos piernas encima de la silla tocando ligeramente mi polla que ya estaba durita, lo que esto la endurece aun mas. La mire con sorpresa cuando me dice, acariciala, venga se que te excitan mis botas vamos hazlo. Yo empiezo a acariciarlas con la yema de los dedos de abajo a arriba mientras ella me dice, venga aprienta mas y mas fuerte, a lo que yo le hago caso y aprieto mas.

De repente me dice para!. Se ponende pie las dos y me colocan las dos una de su bota en la misma postura de antes, con lo cual tengo dos botas que me muero por lamerlas delante de mi y que me estan aprisionando la polla. Laura que no habia hablado dice: acarica cada una con una mano. Yo lo empiezo a hacer encantado. Cuando estoy realmente excitado Maria me dice que pare, y se van las dos hacia una habitacion y cierran la puerta.

Despues de media hora, me llama Maria diciendome que pase, cuando entre me quede parado y quieto mirando a las dos. Maria llevaba un corse de cuero negro con unos guantes tambien de cuero negro largos y unas botas del mismo material de tacon de aguja que le sobrepasaban ligeramente la rodilla.

Laura vestia un vestido muy ajustado de cuero beige con unos guantes negros de cuero y las botas que llevaba puestas antes. Me dijeron que me quitase la ropa, lo cual yo lo hice, viendose mi polla totalmente tiesa y excitada. Maria en ese momento me ata un collar de cuero al cuello que tenia una cadena, y me dice, venga te voy a dejar que lamas mis botas anda. Yo me tumbe al suelo y empece a lamerle la punta, seguido del tacon, y luego segui hacia arriba, nunca habia lamido ninguna bota y siempre quise hacerlo, la experiencia fue bastante excitante.

Maria tiro de la cadena y de un tironazo casi que me puse de pie, yo le pedi que me dejara lamerselas un poco mas a lo cual ella se nego. Maria se quito el corse y Laura el vestido, quedandose las dos con las botas y los guantes. Maria me dijo, Laura tiene ganas de mear a si que tumbate. Laura empezo a mear encima de mi cara. Yo intentaba tragarmelo pero me daba un poco de asco sinceramente aunque estaba muy excitado. Al terminar acabe empapado y Maria me dijo que como recompensa podria lamerle las botas de Laura.

Empece a hacerlo, esta vez con mas ansia, me excitaba mucho viendo como cuando pasaba la lengua por las botas beige de Laura se oscurecia el cuero. Maria volvio a tirar del collar, me levanto y me tumbo en la cama. Empezo a masturbarme y mientras Laura me pellizcaba los pezones. Cuando estaba apunto de correrme se lo adverti y ella paro. Me diero media vuela y empezaron las dos a meterme sus delicados dedos cuebiertos por aquellos guantes de cuero por la parte virginal mia. Senti dolor y placer a la vez. Me diero otra media vuelta dejando hacia arriba mi tiesa y colorada polla. Entonces Maria se tumbo y puso sus dos botas agarrando mi polla, mientras Laura se puso encima de mi pecho de manera que yo tenia su espectacular culo a la altura de la nariz. Empece a lamerselo.

Mientras laura me acariciaba el capullo con sus guantes, Maria me tenia agarrada la polla con sus botas, las cuales empezo a menear hacia arriba y hacia abajo fuertemente. Mi goce era enorme y esta vez si me dejaron eyacular, la corrida fue espectacular.Manche las botas de Maria, los guantes de Laura, ademas de su cara. Lo manche casi todo. Cuando acabe de mi orgasmo, totalmente molido se pusieron en pie y a mi tambien tirando de la cadena.

Laura dijo, ahora nos toca a nosotras, queremos corrernos en tu cara a si que venga. Empece por lamer el sexo de Laura mientras masturbaba a Maria con la otra mano, cuando vi que estaban a punto de correrse, hice la operacion invenrsa, masturbaba a Laura y lamia a Maria.

Las dos se corrieron casi al unisono. Cuando acabaron se fueron al cuarto de baño se ducharon. Luego me dieron permiso para ducharme yo. Relajados los tres en el salon empezamos a hablar de la escena y todos nos fuimos conociendo un poco mas, en cuanto a nuestros gustos y fantasias sexuales.

Desde ese dia, siempre que no tenemos mucho que estudar y nos apetece, quedamos en su piso para repetir escenas similares.

Leave a Comment